Health Coach Xalapa Veracruz

5 BASICOS PARA HACER CRECER MI ESPIRITUALIDAD

archivo-26-11-16-3-28-55-p-m

Al percibir la divinidad en nosotros pronto nos hará percibirla en el exterior.

Y  lo anterior es en serio, quizás alguna vez te has preguntado qué es la espiritualidad, y puede que tan solo con leer una definición de diccionario que dice ser “un conjunto de los principios o actitudes que configuran la vida espiritual de una persona o de un colectivo” no quedes satisfecha o satisfecho. Con certeza no hay algo o alguien que sepa decirte más allá de su mera opinión qué es ser espiritual, sin embargo, se necesita de todo tu discernimiento, flexibilidad y apertura para caer en cuenta de tu espiritualidad. De cualquier manera, tiene algo que ver con desarrollar el espíritu, ¿no?

Para ello te daremos unos consejos para volverte un ser súper ultra totalmente espiritual y de luz:archivo-26-11-16-3-29-41-p-m

  1. Ten una práctica espiritualmente competitiva

Se agresivo -de manera discreta y pasiva- con aquellos que no son igual de espirituales que tú. Juzgar a los que son menos espirituales que tú haciendo notar que eres mejor espiritualmente te hace ser más espiritual, sin importar que tengan la misma filosofía de vida o creencias que tú.

Siempre puedes convencerlos a que acepten y adopten tu manera de concebir la vida y la misma espiritualidad, si estás seguro o segura de tu espiritualidad tienes toda la libertad para hacerlos vivir tu verdad tal como tú, si no, critícalos y destaca tu superioridad empezando con “yo respeto su manera de ver las cosas, pero…” o frases parecidas, eso liberará tu alma y te hará ver como un mejor ser humano, además de hacerte sentir mucho más espiritual.

  1. Pretende ser muy intuitivo, aunque no lo seas

Hacerle creer a las demás personas que puedes intuir cosas, o hacerles creer que sabes qué es lo que pasará, aunque sean falsas u obedezcan a tu manera de querer que las cosas funcionen, te harán ver más espiritual. De cualquier manera, si alguien quiere decirte que no es verdad tus intuiciones puedes contestarles “tú no estás abierto a estas cosas, eres de mente cerrada, por eso no puedes aplicarlo a tu vida”. Eso siempre ayuda.

  1. Habla siempre sobre energía

Hablar siempre de la energía, del prana, de los chakras, de kundalini, y tu agrado sobre ella puede hacerte muy espiritual, aunque no sientas o sepas exactamente de qué hablas, siempre que tengas oportunidad cuéntale a los demás que somos energía en vibración y estamos completamente unidos – no necesitas experimentarlo, esos son cuentos chinos, en realidad solo se trata de hablar y que los demás sepan que estás dentro de esa tradición-, sin importar la situación en la que te encuentres.

Mientras más les muestres que sabes sobre el tema tendrás su absoluto respeto, puedes añadirle alguna vivencia que se te ocurra o que hayas escuchado, no importa que sea inventado, recuerda que se trata de impresionarlos.

  1. Conviértete exactamente en lo que te estás revelando en contra

No tengas miedo a no hacer lo que profesas, no hay que seguir estrictamente nada ni ser disciplinado, al final solo eres espiritual no un santo, no es que importe mucho cuán congruente seas (mientras los demás no lo noten, claro) siempre puedes violar una que otra convicción tuya, de cualquier manera, nadie se dará cuenta, solo basta con mirar otra tradición o disciplina que no te guste y en segundos estarás haciendo lo mismo, créenos. Y si acaso alguien se percata de esa incongruencia puedes decirle que solo se está reflejando en ti, o puedes tomar la frase del consejo número 2.

  1. Usa la palabra “namasté” cada que tengas oportunidad

Siempre, hagas lo que hagas, termina la frase con “namasté”, es esa palabra que buddha inventó para saludar y dar gracias, es como esas groserías que puedes meter en cada oración y se oye genial. Cuando te encuentres con uno de tus colegas di “namasté”, cuando llegues a un lugar nuevo espiritual donde no conoces a nadie di “namasté” repetidamente, todos verán que eres totalmente espiritual y recibirás ese respeto que quieres y mereces.archivo-26-11-16-3-30-05-p-m

  1. Niega tu dolor

No necesitas aceptar o reconocer tus sentimientos, un ser espiritual jamás siente dolor. Siempre que alguien te haga enojar o te agreda dile “es parte del plan perfecto del universo, las cosas son como son y aprenderé a aceptarlas” o “en realidad yo no me identifico con eso, es algo que te pertenece y tú necesitarás resolver”.

Nunca expreses lo que sientes, de eso trata la ecuanimidad, de no reaccionar a tus sentimientos y dejarle la carga de ese sentimiento a la otra persona. Y aunque lo sientas como tuyo ignóralo y mételo en un baúl que enterrarás muy lejos, olvídate de esas cosas que no te hagan bien, sustitúyelos por pensamientos positivos que te hagan olvidar esos problemas, y si vuelve solo evádelo de nuevo con un pensamiento nuevo, trata de no enfrentar esos problemas porque lo único que hacen es arrojarte a un hoyo, recuerda que un ser espiritual jamás debe sentir tristeza o esas cosas.

  1. Haz enormes cantidades de yoga y de meditación

Forzar tu cuerpo más allá de tus límites y siempre poner tu mente en blanco incrementa tu espiritualidad, para ello necesitas comprar un mat de yoga, ropa súper pegada al cuerpo y un zafú para que no tengas que cansarte esas horas infinitas de meditación, en la contemporaneidad ya no se acepta la calidad si no la cantidad, poco es nada y mucho es suficente. Cuando estés practicando con los demás compañeros demuéstrales quién es el más espiritual haciendo la postura más difícil o complicada, recuerda que siempre puedes sacrificar tus rodillas, tu cuello o tu espalda para lograr esa postura que se ve muy espiritual. Si quieres más espiritualidad entonces puedes pensarte una canción y mantenerla en tu cabeza mientras haces esos ejercicios de estiramiento y respiración, eso te va a ayudar a no sentir el tiempo lento ni preocuparte de la consciencia que desarrollas sobre ti, en realidad eso es trabajo de la maestra o maestro de yoga y meditación, ellos tienen que ponerte atención y cuidarte para que te veas ultra-espiritual.

  1. Resignifica tus irresponsabilidades diciendo “soy un espíritu libre” o “YOLO”

Eso de pensar es cosa del pasado, ¡actúa!, sigue a tu corazón, sigue el impulso de tu fanatismo, no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy, siempre vuela a las ligas mayores, no asumas responsabilidades, actúa como esos grandes yoguis que no trabajaban por sus sueños o no se esforzaban, que la paz sea tu segundo nombre, deja esas cosas que no te sirven ni un comino, al final dedicarle el tiempo a las cosas no vale de nada solo gastan la atención y energía de uno mismo, dedícate mejor a lo que te hace quedar bien con tus amigos y colegas a lo que te gusta y te apasiona, para un ser espiritual no es necesario esforzarse pues todo te caerá del cielo, mientras hagas lo que quieras la divinidad se apiadará de ti y te cumplirá lo que necesites, arriésgate porque eres un espíritu libre y solo vivirás una vez, no importa lo que tengas que hacer o a cuántos tengas que repudiar, no es necesario ocuparte de tu cuerpo, ni de tus emociones, ni de tus pensamientos, ni de tu relación contigo, ni siquiera debes ocuparte de la relación con los demás o del lugar de dónde vives, eso es historia, de cualquier manera los que tienen que cambiar son los demás para que el mundo avance, tú suficiente haces siendo quien eres, sabemos que eso es muy difícil.

Quizás la espiritualidad es tan compleja como leer, no es necesario traducir solo las grafías puestas en frente a ti, se necesita más que los ojos para leer. Se convierte entonces en un proceso constante que precisa de la habilidad, la práctica, y la consciencia para aprenderla pues no es algo tan sencillo como leer literalmente, es un proceso constante que necesita del ser y el corazón entero.

Y si con lo anterior aún te resulta confuso, absurdo o repudiable, lo siento, pero no podemos ayudarte con más pistas.

Basado en JP Sears y su “cómo ser ultra espiritual”.

Post escrito por Damian Guerrero/instructor de yoga

 

Responder

*